. . .

Reseña del Albúm: MGMT

MGMTalbumPor: Claudio Nahmad 

Hace poco nos enteramos que MGMT formaría parte del cartel del One Music and Arts Festival. Muchos recibimos esta noticia con felicidad, pero otros que alguna vez fueron fans, decidieron reservar su emoción y es que el tercer álbum de estudio no fue lo que la mayoría del público esperaba, unos dicen que fue todo un fracaso, mientras otros lo defienden diciendo que es incomprendido y bueno. Ya que está de moda tener un disco homónimo, los dejamos con esta reseña que es una opinión diferente a lo que hemos escuchado, así que si estabas pensando que el disco MGMT te decepcionó, tal vez al leerla te enamores del patito feo que en realidad parece ser el cisne de la banda.

Después del rotundo éxito de Oracular Spectacular y del pronunciado cambio de estilo musical en Congratulations, con éxitos como ¨Kids¨, ¨Time to Pretend¨ y ¨Electric Feel¨, los neoyorkinos necesitarían volver a sus orígenes universitarios para complacer a los fans más necios. Desafortunadamente para algunos el grupo mira hacia el frente y nos demuestra que su creatividad va más allá de temas pegajosos y adolescentes (aunque no por eso menos creativos). En su homónimo parecen haberse aislado del mundo exterior y de los cánones actuales, mezclando sustancias desconocidas y difíciles de digerir, sumergidos en un sótano de introspección.

Los diez tracks del álbum comienzan portando una máscara muy semejante. A la primera escuchada uno diría que el álbum es monótono y unidimensional, se nos hace muy difícil encontrar los momentos de alta y baja emoción en cada canción. Para diseñar MGMT, Andrew Vanwyngarden  junto a Ben Goldwasser y compañía optan por tomar una estrategia distinta, donde los temas son lineales, las canciones relatan una historia con sonidos que buscan hacernos perder la mirada en el infinito y detalles que no son perceptibles, hasta después de oir la canción por horas. Hay que notar que en esta entrega, la batería deja atrás los golpes erráticos del rock psicodélico de Congratulations y se concentra en únicamente dar tempo a las canciones, sin adornos, una batería trabajada mecánicamente, repetitiva.

El álbum se divide en dos partes: la primera, desde ¨Alien Days¨ (tema que pudimos escuchar a principios de 2012) hasta ¨Your Life Is a Lie¨, la primera nos muestra que todo ha cambiado. Podemos notar un resquicio de balada en ¨Introspection¨, mientras que ¨Cool Song No. 2¨ tiene una enorme influencia del álbum Before And After Science del músico inglés Brian Eno. Con ¨Mystery Disease¨ (una de las canciones más fuertes de la primer mitad) se puede saborear cómo será la segunda parte del álbum. ¨Your Life Is a Lie¨, otro tema revelado antes de la salida del álbum es un himno cuadrado que taladra la frase “your life is a lie” en nuestra mente, todo es una mentira, todo es una mentira.

La segunda parte, comienza con ¨A Good Sadness¨  donde las armonías se vuelven más violentas y resonantes, así como la letra, cantada de tal forma que asemeja una voz robótica se confunde con el fondo electrónico general de la canción, podemos oír lejanamente lo que fue en algún momento la guitarra de James Richardson, progresiones sonoras matemáticas y estamos ya sumergidos en pensamientos.  Esta segunda parte es totalmente experimental, con un fortísimo uso de sintetizadores, repetidores y samplers, ritmos inconstantes, un agregado de sonidos increíblemente variados que se filtran sigilosamente a los temas, haciendo que sea la mitad más misteriosa y disfrutable del álbum.

¨Astro Mancy¨ nos llega suavemente con una percusión suave, tambores ligeros y una línea sintética que nos hace sentir el contraste con la canción anterior, llevándonos suavemente sobre la línea lírica del tema, una voz más humana, una línea de bajo que es mucho más evidente y sonidos menos precipitados.

¨I Love You Too, Death¨ es uno de los tracks más placenteros de todo el disco, filtrando poco a poco una voz ligera y el sonido de la ya conocida guitarra acústica por debajo de líneas de sintetizadores muy suavizadas, flautas y un pianito reverberado, la experiencia física de ésta canción es fantástica. Lamentablemente, el álbum corta de manera tremenda con ¨Plenty of Girls in The Sea¨ el cual parece formar parte de la primera mitad. Para terminar, nos entregan ¨An Orphan Of Fortune¨, una canción que cierra correctamente el álbum volviéndolo ligeramente redondo; “It can´t stop now” se escucha decir, sucedido por la armónica y sorpresivamente, la batería psicodélica resucita, derrocando al drum box, la banda se une para darnos el último tema y el disco cierra suavemente con una guitarra distorsionada que nos recuerda que MGMT no está muerto, sino que está experimentando…

Si bien, como mencionamos antes, las canciones pueden carecer de una estructura musical pre-creada, podemos sentir algo más, diferenciar sensaciones entre una canción y otra que a fin de cuentas parece ser uno de los objetivos de MGMT, amplificar nuestra agudeza auditiva. Sin duda no es un álbum para escuchar de camino a la escuela. El disco exige concentración y una mente abierta, si buscas temas que te hagan bailar no los encontrarás aquí, pero si te abres a la experimentación musical que el quinteto nos propone y nos trae de sorpresa, descubrirás que hay mucho que ver detrás del álbum.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=QBu_bzxvgdI&w=560&h=315]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *