. . .

Bohemio o loco te queremos igual, Salmón.

Fotos: Cortesia de Ocesa / Txt: Vale Real @vm_real

968796_10201437111588025_605777202_n

De homenajes y notas briosas estuvo llena la noche bohemia con el Salmón.

Eran las ocho de la noche cuando el coloso de Reforma se encontraba casi en su totalidad lleno, más de 9 mil personas se dieron cita el sábado para recibir a el Salmón en su tercera visita a México. La espera se hizo corta entre los gritos que rápidamente se afilaron en el recinto,  después de un cuarto de hora, ya con el auditorio lleno, las luces del escenario empezaban a tener vida, todo estaba listo para iniciar con la velada.

Acompañado de cinco músicos extraordinarios, Andrés Calamaro salió decidido a conquistar el escenario del Auditorio Nacional con Mi enfermedad; desde ese momento los asistentes mostraron conmoción levantándose de sus asientos y coreando incansablemente.

Muchas gracias por venir, esperemos poder colmar las expectativas esta noche- comentó Andrés antes de dar seguimiento con Crímenes Perfectos.

 1014259_10201437113668077_1604321442_n

Después de un buen tequila, interpretó Los Aviones y Mujer Mundial para continuar con Tres Marías, sin más nos mostró el sentimiento que lo engancha hacia Argentina, interpretando  Maradona, tema que indudablemente nos remonta al mundial del 86.

Días Distintos, El Tercio De Los Sueños, Tuyo Siempre y Te Quiero Igual no podían faltar, como tampoco se podría dejar de lado el tema de los taurinos, afición bastante notaria del cantante. Canciones, vestimenta y temas de conversación sobre esta práctica  empapan la personalidad de Andrés.

Todo inicio llega a su final y el momento de despedirse se acercaba, antes de esto Calamaro se arrodillo, para de esta manera poder besar el piso de uno de los escenarios más importantes del mundo -como el mismo lo llamó-

Con Paloma abandonó el escenario por primera vez, dejando al público deseoso de más, después de unos minutos, regresó para interpretar sus últimas canciones Alta Suciedad y Los Chicos.

Por último, como buen compatriota, Calamaro le brindó un pequeño, pero muy valioso homenaje a Gustavo Cerati, para energizarlo de buena vibra cerrando su recital con Música Ligera.

Sí algo bizarro tuvo esta gira en México fue la idea de llamarla con el nombre del próximo material discográfico. Tal vez, se podría interpretar que ahí conoceríamos un poco de lo que Andrés tiene preparado, pero esta vez no fue así, ni hubo probadita, ni información, ni detalles relacionados a Bohemio, nos quedamos en espera de que el argentino regrese muy pronto a presentarnos –ahora sí- sus nuevos temas.

1043866_10201437115708128_932235181_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *